Inicio Blog › Qué es una sobrecarga eléctrica y cómo evitarla

Qué es una sobrecarga eléctrica y cómo evitarla

sobrecarga electrica imagen

Las sobrecarga eléctrica es uno de los problemas más recurrentes en las instalaciones eléctricas domiciliarias. En el presente artículo, vamos a describir qué es, a qué se debe y cómo solucionarla.

Concepto de sobrecarga eléctrica

Todo circuito eléctrico está diseñado para manejar una cantidad máxima de corriente circulando por él, cuando el valor de esa corriente supera a la que el circuito puede soportar, se produce lo que conocemos como sobrecarga eléctrica.

Dicho de otra forma, una sobrecarga eléctrica es la presencia excesiva de corriente eléctrica en un cableado, tomacorrientes o llave termomagnética.

Cómo saber si hay una sobrecarga eléctrica en casa

Una de las señales inequívocas de que existe una sobrecarga en nuestro sistema eléctrico, es que las llaves termomagnéticas se "disparan" sin motivo aparente. Sin embargo, existen otras señales que pueden ser indicativo de la presencia de este problema.

A continuación le presentamos las más frecuentes:

  • Sonidos de chisporroteo: Sonidos de chispas o zumbidos provenientes de tomacorrientes o tableros eléctricos.
  • Luces con poca intensidad: Las luces de la casa no iluminan como deberían, presentan atenuación o parpadeos.
  • Mal funcionamiento de aparatos: Los artefactos con alta demanda de energía como motores, equipos de aire acondicionado o refrigeradores, no tienen la potencia que deberían tener o no encienden.
  • Tomacorrientes o cables calientes: Al tocarlos presentan una temperatura elevada o anormal.
  • Olor a quemado: Cuando los elementos de una instalación eléctrica se recalientan, el olor a quemado es inevitable.

Causas de las sobrecarga eléctrica

Una sobrecarga del circuito eléctrico ocurre cuando usted consume más electricidad de la que el circuito puede manejar de forma segura. En otras palabras, las sobrecargas eléctricas se producen por conectar varios artefactos de alto consumo al mismo tiempo, exigiendo a la instalación por encima de su capacidad.

Tomacorrientes con sobrecarga electrica

A continuación, le mencionamos algunos ejemplos de las causas más comunes de sobrecargas eléctricas en el hogar:

  • Utilizar cables muy delgados para alimentar aparatos con alta demanda de energía. Por ejemplo conectar la terma o ducha eléctrica al circuito de alumbrado o tomacorrientes.
  • Emplear una llave termomagnética de más amperaje que el cable que va a ir conectado a ella. Esto ocasionará que, cuando haya una gran demanda de energía, la llave no salte y el cable se recaliente.
  • Prender varios aparatos de alto consumo a la vez. Por ejemplo utilizar la ducha eléctrica, una plancha y una cocina eléctrica al mismo tiempo.
  • Conectar muchos aparatos a tomacorrientes o extensiones, sobre todo si estos consumen mucha energía.
  • Fugas eléctricas a tierra, la presencia de estas generan una corriente adicional que sobrecargará la capacidad del sistema eléctrico.
  • Presencia de falsos contactos, estos producen calor y por tanto más consumo de energía.

Consecuencias de las sobrecargas eléctricas

Debido al calor excesivo que producen, las sobrecargas harán que los cables y otros elementos de la instalación se calienten, derritan y quemen. Como consecuencia de esto se pueden generar cortocircuitos, apagones, mal funcionamiento de artefactos, entre otros.

Tablero quemado por sobrecargas electricas

En condiciones normales, las llaves termomagnéticas de nuestra casa deben cortar el fluido eléctrico ante una sobrecarga. Sin embargo, existen ocasiones en que esto no ocurre, ya sea por una falla en el dispositivo o porque no tienen el amperaje adecuado.

Cómo prevenir o evitar una sobrecarga eléctrica

Como podemos entrever, las sobrecargas eléctricas pueden provocan daños a la infraestructura de una instalación eléctrica e inclusive accidentes personales. Por eso es importante prevenir, utilizando nuestras instalaciones eléctricas de forma coherente y mesurada.

A continuación le dejamos algunas recomendaciones básicas para prevenir una sobrecarga del sistema eléctrico:

Para instalaciones existentes

  • Verifique que los conductores, interruptores termomagnéticos, tomacorrientes y otros elementos de su instalación, tengan la capacidad de corriente requerida para el uso que les va a dar.
  • No utilice aparatos de alto consumo eléctrico al mismo tiempo. Esta es una de las mejores acciones que puede adoptar para evitar una sobrecarga.
  • No conecte múltiples aparatos a un tomacorrientes, estos están diseñados para conectar uno o dos enchufes como máximo.
  • Actualice la cantidad de potencia contratada con su empresa de luz, sobre todo si ha ido añadiendo muchos equipos útilmente o piensa aumentar la demanda de energía.
  • No utilice su instalación más allá del 80% de su capacidad. Mire en su tablero eléctrico los valores de corriente que soporta cada uno de los circuitos y las especificaciones técnicas del artefacto que va a conectar.
  • Si tiene llaves del tipo cuchilla, reemplácelas por interruptores termomagnéticos modernos. Las llaves chuchilla utilizan alambre de plomo como fusible, lo que las hace poco o nada sensibles a una sobrecarga o cortocircuito.
Consecuencias de las sobrecargas electricas

Para instalaciones nuevas

  • Construya su instalación eléctrica con circuitos eléctricos bien distribuidos e independizados. Por ejemplo, en su tablero eléctrico además de la llave general, debe tener una para el alumbrado, otra para los tomacorrientes, otra para la bomba de agua y otra para la terma. De esta manera evitará sobrecargar el sistema y le será más fácil identificar un problema o realizar un mantenimiento.
  • Evite el uso de cables chinos de baja calidad que son aleación de cobre y aluminio. Estos soportan menos corriente que un cable 100% cobre del mismo calibre.
  • Respete las normas técnicas referente a la construcción de instalaciones eléctricas. Contrate los servicios de un profesional electricista para realizar sus instalaciones nuevas o dar mantenimiento a la actual.
  • Si va a instalar un equipo nuevo como una terma o un aire acondicionado, instale un cableado independiente hasta el tablero eléctrico para alimentarlo.

Protección contra sobrecargas de corriente eléctrica

La mejor forma de protegerse contra las sobrecargas eléctricas es utilizar llaves termomagnéticas en nuestras instalaciones. Estas llaves deben estar correctamente dimensionadas; es decir, su capacidad de corriente en amperios debe ir en concordancia con el conductor que va ha conectar a ellas.

Le ponemos un ejemplo, para un cable del número 14 AWG que soporta 15 amperios, deberá utilizar una llave térmica de 16 amperios como máximo. Utilizar una de mayor capacidad, hará que ante una sobrecarga, el cable se recaliente y se queme su cubierta aislante.

Cómo arreglar una sobrecarga eléctrica

Solucionar una sobrecarga eléctrica puede pasar por hacer algo tan sencillo como evitar el uso de artefactos de alto consumo al mismo tiempo. Esto es una solución temporal, pero si desea una solución definitiva, lo que debe hacer es realizar una instalación independiente para los aparatos que más energía consumen.

Si va a conectar un equipo de gran consumo de energía a su instalación eléctrica, le recomendamos que se asesore con un electricista. El el dirá si su sistema va a soportar la nueva carga, o necesita hacer un nuevo cableado y/o aumentar la potencia contratada.

Por otra parte, si la sobrecarga ya ocasionó daños en la instalación, lo recomendable es cambiar los cableados, tomacorrientes y otros elementos afectados. No hacerlo, puede traer como consecuencia problemas más graves como cortocircuitos o los temibles incendios.

Arreglando una sobrecarga eléctrica

Una vez más, le recomendamos contratar los servicios de un electricista profesional para resolver estos problemas.

Tipos de sobrecargas eléctricas

Básicamente existen dos tipos de sobrecargas eléctricas; las transitorias y las continuas.

  • Las sobrecargas eléctricas transitorias son aquellas que se dan de forma normal en el funcionamiento de un circuito eléctrico y duran apenas una fracción de segundo. Por ejemplo, las que se producen durante el arranque de un motor eléctrico. Este tipo de sobrecargas no disparan las llaves termomagnéticas, ya que están diseñadas para ser inmunes a este tipo de eventos.
  • Las sobrecargas eléctricas continuas son las que duran mucho tiempo, desde unos pocos minutos, hasta horas o incluso se vuelven permanentes. Son las que hemos tratado en el presente artículo y las que debe resolver para evitar daños a su sistema eléctrico.

Esperamos que este post acerca de las sobrecargas eléctricas le haya resultado informativo y de utilidad para prevenir y solucionar este problema. Nos leemos en un próximo artículo.

5/5 (1 Votos)